El papel del periodismo frente a los contenidos discriminatorios y sexistas

Resumen


Diario Extra usa el sensacionalismo para posicionarse como el primero en ventas entre los medios impresos de comunicación del Ecuador. El tratamiento que da a la información en segmentos como el Lunes Sexy, Clasificados y farándula es sexista y discriminatorio. En este sentido falta a la Ley Orgánica de Comunicación, LOC, y a los derechos colectivos de las personas que se sienten ofendidas con esos mensajes. Refuerza estereotipos que reducen a la mujer a un objeto sexual alimentando diversas formas de violencia social.
El rotativo ya ha sido sancionado por el tipo de contenido que publica, pero no ha sido suficiente para mejorar los contenidos, pues pese a los cambios que ha aplicado obligado por la Ley, el sexismo se mantiene como un eje transversal en las publicaciones.
De ahí que las sanciones no resuelven el problema de fondo; la normalización del sexismo en la sociedad y la relatividad que envuelve al tema. Cuando se dan casos como el de la disculpa pública que fue obligado a publicar Extra por el Lunes Sexy, en el 2014, se termina posicionando aún más la marca del Diario con la difusión masiva de la noticia.
Extra aún es el preferido de los lectores quienes destacan el lenguaje sencillo y la identificación con una realidad que se cuenta en sus páginas y que resulta invisibilizada por otros medios conservadores.
Desde las corrientes del denominado periodismo responsable se plantea una alternativa, para mejorar el tratamiento de contenidos que tienen que ver con las mujeres, el sexismo y las diferentes formas de violencia, que es un problema latente en la sociedad ecuatoriana.


Palabras claves: Extra, sexismo, periodismo responsable, Ley Orgánica de Comunicación

Resumen


Aunque no hay estadísticas que den una certeza total sobre la brecha digital y el impacto de nuevas tecnologías en el país, las disponibles revelan una tendencia al alza de la conectividad de la población. Esto gracias a una política pública que se impulsa desde el Gobierno.
Las personas aún buscan informarse, aunque en menor medida, y los medios de comunicación se mantienen entre sus preferencias de fuentes, por la credibilidad y seriedad que les conceden. Pero su papel ya no solo es de receptores. Cada vez más buscan ser prosumidores y los grandes medios aún no han encontrado la fórmula para cubrir esta necesidad de las audiencias de ser parte del proceso comunicacional.
En parte porque la era digital ha generado una crisis del modelo de negocio que ha sido el principal sustento de los medios. Ahora deben pensar en digital, pero sin descuidar la principal vía de ingresos económicos que, en el caso de la prensa escrita, es el formato de papel. Ahí es donde se pauta, hasta ahora, más publicidad en el Ecuador.
De ahí que el reto, por ahora, es mantener a las audiencias tradicionales con un periodismo de profundidad, que revele hechos y los explique, pero al mismo tiempo cautivar más públicos en lo digital respondiendo a sus necesidades y los nuevos formatos de la web. Para conseguirlo es necesario no solo una nueva estrategia de producción de contenidos y trabajo en equipo, sino también un recurso humano (periodistas) que entiendan los conceptos tradicionales del periodismo y estén dispuestos a adaptarlos de manera permanente a los constantes cambios de la web.

 

Palabras clave: Periodismo, Era digital, Medios de Comunicación, Ecuador

La influencia del periodismo digital en el ejercicio periodístico ecuatoriano
Ética y deontología periodística
Algunas claves para entender el contexto ecuatoriano

Resumen

 

Pocos países han emprendido cambios tan paradigmáticos como el que, desde hace menos de una década, se está librando en Ecuador. La implementación de la Ley Orgánica de Comunicación, en 2013, y la instauración de entidades gubernamentales dedicadas a tareas de regulación de ese ámbito simbólico, inauguran una nueva etapa para los profesionales, para las organizaciones y, por supuesto, para los ciudadanos.

Mediante la habilitación de políticas públicas, se garantizan en Ecuador aspectos tales como la interculturalidad, la participación social o la protección de los derechos de los colectivos vulnerables, entre otros. Pero también se perciben elementos como miedo, autocensura o confusión entre los comunicadores, acostumbrados a un marco regulatorio que permaneció prácticamente inédito durante unas cuatro décadas. Con este libro, presentamos un crisol de puntos de vista sobre un tema controvertido –la Ética y la Deontología periodística en Ecuador– en un contexto en transición.

 

Palabras clave: Ley Orgánica de Comunicación; ética periodística; deontología; periodismo ecuatoriano