Candidatos de relleno


2.146 candidatos a la Asamblea Nacional constan en las papeletas que se imprimen para las elecciones generales de Ecuador, del 7 de febrero de 2021. La gran mayoría, ilustres anónimos que le deben a la ciudadanía más de una explicación sobre por qué o a cambio de qué aceptaron la postulación.


Sobre todo, quienes son conscientes de que el triunfo les será esquivo en los comicios. Ya sea porque están en la cola de la papeleta electoral, porque su presidenciable en lugar de votos atrae vergüenza o porque están en partidos vetados por la ciudadanía.


Además, hay que tomar en cuenta que el método de asignación de escaños cambió para el caso de los legisladores provinciales. Antes era D'Hondt y ahora Webster, lo que da más probabilidades de ganar a quienes están en la cabeza de las listas.


Si a esto sumamos que una campaña electoral demanda muchos recursos económicos, tiempo y un trabajo técnico para construir las propuestas. Porqué estos ilustres anónimos querrían constar en la papeleta electoral.


¿Sumar a la hoja de vida? Complicado. La percepción general alrededor de la política es negativa y se atiza con el tiempo. Más que oportunidades atrae la desconfianza. ¿Conseguir un puesto de trabajo cuando el cabeza de lista gane? Difícil. La crisis económica nacional ha hecho que en lugar de contrataciones se multipliquen las desvinculaciones en el sector público y que cada puesto se pelee con uñas y dientes.


¿Iniciar una carrera política? Probablemente. En cuyo caso lo más lógico sería que a esos ilustres anónimos se los vea participando activamente en la campaña y trabajando su imagen. Sin embargo, basta con ingresar al portal de candidatos que habilitó el Consejo Nacional Electoral (https://candidatos2021.cne.gob.ec/) para darse cuenta de que la gran cantidad de aspirantes ni siquiera han salido de casa para presentarse a la ciudadanía. Pasarán al olvido sin saber lo que era una caravana o una puerta a puerta.


Llegará el 7 de febrero, día de los comicios, sin recordar siquiera quiénes eran sus compañeros de lista. La triste realidad es que la obligatoriedad de cubrir el número de candidatos de cada lista hace que se busque candidatos de relleno. Gente que ni suma ni… influye en la papeleta.


Los invito a leer también:

Oficialismo, mala marca Noboa, ¿plan B?

10 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo