top of page

Cinco retos de Noboa, para la segunda vuelta electoral

Superado aquel simplismo de que Daniel Noboa logró el segundo lugar en las elecciones solo por su buen desempeño en el debate presidencial, el empresario ahora enfrenta al menos cinco retos que podrían frustrar la carrera a Carondelet que inició su padre Álvaro Noboa y que ahora él quiere terminar.


Primero. A diferencia de lo que ocurre con el correísmo, no cuenta con una estructura política sólida a escala nacional (incluso con prefectos y alcaldes propios) que le permita organizar y aterrizar la campaña en las diferentes provincias, con todo lo que eso implica. Desde el equipo para llegar a cada zona, barrio, manzana y votante, hasta la logística, movilización de recursos económicos y la organización de acciones estratégicas. Que muchos ‘voluntarios’ se quieran ahora subir a la camioneta no significa que vayan a operar por ósmosis como un todo orgánico.


Segundo. El correísmo llegó a la segunda vuelta electoral con un voto duro, fiel, emocional, ‘ovejuno’. Noboa, en cambio, irrumpe en el tablero con un voto blando, infiel, indeciso, de los jóvenes principalmente. Pueden darle la espalda en cualquier momento si no logra mantener viva aquella llama del ‘encanto’.


Fuente: CNE

Tercero. Al estar fuera del radar político -casi nadie creía que tenía opciones- resultó ileso de los ataques a través de la campaña sucia tanto online como offline. Eso no ocurrirá en la segunda vuelta electoral. Será como olla encantada en fiesta infantil. Si descuida ese aspecto de la campaña y baja la guardia, su oponente no tendrá compasión.


Cuarto. El endoso del voto no es automático. Creer que el elector apoyará a Noboa solo porque Jan Topic lo pide es, por demás, iluso. Lo mismo si esperan que la comunidad de Fernando Villavicencio vote solamente porque es la otra opción al correísmo. Esos votos, si no se pelean, se pierden.


Quinto. ¿Cuál es el arquetipo que debe asumir para la segunda vuelta? Esta es una de las disyuntivas más importantes. Lo que le permitió entrar al balotaje fue el no involucrarse en la polarización Correa - Anticorrea. Sin embargo, el voto al que puede aspirar está en uno de estos extremos. ¿Cómo acercarse a los radicales, sin perder a los moderados y viceversa?


Frente a este escenario, lo primero es asumir la segunda vuelta con mesura y prudencia. Sin caer en los triunfalismos ni creer que es solo cuestión de tiempo llegar a la presidencia.


Las alianzas políticas que logre deben incluir no solo el apoyo político retórico, sino también logístico, económico y de recursos humanos. Las estructuras de los otros deben operar al servicio de la candidatura de Noboa, como requisito para alcanzar cualquier acuerdo.


Estudiar a profundidad el voto blando y de los jóvenes será fundamental para establecer una estrategia específica que sostenga y amplíe su respaldo de cara a la segunda vuelta, así como reforzar su estrategia digital. Hacer lo mismo, no es una opción y la escucha social será fundamental para tomar decisiones estratégicas, mitigar los golpes y apagar los incendios antes de que adquieran proporciones en las redes sociales.


Así como existe la probabilidad de que termine exitosamente la carrera que comenzó su padre, el cinco veces candidato presidencial Álvaro Noboa, también hay un riesgo muy alto de que repita su historia.


208 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page