top of page

La política del reguetón

Actualizado: 19 jun

El video de la canción Con Calma, de Daddy Yankee, llegó a ser el más visto en la plataforma YouTube en 2019, el año de su lanzamiento. Ocupó por varias semanas el primer lugar de las Hot Latin Songs, de la prestigiosa revista Billboard, y se volvió de baile obligatorio en cualquier fiesta con ‘flow’ que se respete.



¿Cuál fue uno de los secretos de su éxito? Tomó la base musical de otra canción que ya se convirtió en un hit en 1993: Informer, del artista Snow. Claro que, a diferencia de la versión original, que narra cómo un supuesto informante provocó que Snow fuera a la cárcel, Yankee hizo una letra -por decirlo de alguna manera- con menos crítica social.


El reguetonero arenga -en su versión- a una ‘baby’ que acaba de conocer en una fiesta para que menee su ‘boom boom’ con calma, mientras él enaltece sus movimientos ‘asesinos’ en la pista.


Vacía, sin originalidad, sexista y todo lo que ustedes quieran, pero se volvió un hit mundial. Su esplendor y todo lo que ocurrió en torno a esta canción permite entender en la actualidad lo que está ocurriendo con la política en el Ecuador y en el mundo, sobre todo en el contexto de la posverdad.


Ambos, tanto el reguetón como la nueva (entre comillas) política apelan a los deseos, a las emociones, y no a lo fáctico, a la verdad. Se sostienen sobre las imágenes. Ambas se viralizan a través de las redes sociales, lo cual permite producir realidades convenientes. Ambas distraen, llaman la atención, provocan...

Es una política reguetón, que es superficial y líquida, igual que la canción de Daddy Yankee, pero llena de parafernalia, de fácil consumo, que busca réditos inmediatos y muy, pero muy pegajosa y utilitaria.


Así como a la industria del reguetón le interesa hacer plata a toda costa y en el menor tiempo posible y sin importarle demasiado que perdure, a nuestros políticos y políticas los mueve la conquista o el sostenimiento del poder, sin importar lo que se tenga que hacer.


Incluso, aunque eso implique cambiarse de camiseta, ser auspiciados/as por partidos que representan lo más añejo, reproducir las prácticas caudillistas o renunciar a la ética.


Solo en ese contexto se puede entender titulares que podrían sonar, en principio, desconcertantes, pero que en realidad son producto de la política reguetón:


  • Otro ‘desertor’: Legislador Henry Bósquez deja la Revolución Ciudadana (Primicias).

  • Paola Jaramillo abandona el PSC y Henry Bósquez se suma al partido de gobierno, ADN (Ecuavisa).

  • Partido Socialista Ecuatoriano anunció a Pedro Granja como precandidato a la Presidencia (Diario Los Andes).

  • Andrea González se une a Lucio Gutiérrez para anunciar su candidatura presencial (Diario Expreso).

  • Alexandra Castillo, integrante del CAL, se aleja de Construye y dice ser independiente (Diario Expreso).


Conforme la etapa de toma de decisiones electorales se acerque y se vaya configurando la papeleta, la política reguetón irá escalando como un estreno en la lista Billboard.


Sin embargo, igual que con las canciones, está en manos de cada elector elegir a quién escuchar, qué reproducir y a quién convertir en algo entretenido, pero efímero a la hora de votar.


Publicada originalmente en Notimercio, edición del 15-16-17 de junio de 2024


Pueden leer también:



151 visualizaciones0 comentarios

Comentários


bottom of page