Los 5 errores que minaron a Andrés Arauz

En la segunda vuelta electoral de las elecciones generales de Ecuador, Guillermo Lasso logró remontar los 13 puntos porcentuales de distancia que tenía con Andrés Arauz. Si bien los resultados dan cuenta de los aciertos de la campaña de Lasso, también son el resultado de los errores de Andrés Arauz:


Tomado de @ecuarauz


1) Aire de triunfalismo. En las provincias, sobre todo luego de los buenos resultados en las elecciones legislativas, las estructuras del correísmo se sintieron ganadoras y no se involucraron con la campaña política con la misma intensidad que en la primera vuelta. Los legisladores y representantes estuvieron más preocupados de captar los espacios de poder locales, que en impulsar a su candidato. Se activaron solo cuando Arauz visitó las ciudades y con una agenda modesta.


2) Poco capital político propio. En la segunda vuelta electoral, la campaña se ató a la imagen y perfil de Andrés Arauz. Al desmarcarse de Rafael Correa, el candidato quedó expuesto y se lo vio como el político novato y desconocido que es, sin un liderazgo fuerte, ni el carisma y capacidad para conectar con la gente.


3) Las Alianzas no sumaron. El equipo de Arauz no tuvo la capacidad de operación política para lograr alianzas que arrastren votos. Se sellaron acuerdos con personas de poca monta como el expresidenciable Isidro Romero, que no logró ni el 2% de votación en la primera vuelta. Y la adhesión de Jaime Vargas, del sector indígena, finalmente se volvió un búmeran, porque las fricciones internas que generó hicieron que la preferencia de votación se incline hacia Lasso.


4) Carencia de discurso político fuerte. En la segunda vuelta electoral se repitieron los eslóganes y frases hechas que el correísmo acuñó desde 2006. No pudieron orientar la conversación pública y dejaron que el oponente marque la agenda con temas que resultaron nocivos como: Andrés no mientas otra vez, el pasado laboral de Arauz en el Banco Central, la desdolarización y el pasado misógino y autoritario de Rafael Correa y por el que obligaron a responsabilizarse a Arauz.


5) El continuismo. Una de las explicaciones del por qué el correísmo eligió como candidato a Andrés Arauz fue que representaba una renovación, que precisamente era lo que el electorado esperaba. Por eso, nadie de las figuras conocidas pudo aspirar a ese puesto, lo que provocó cortocircuitos. Sin embargo, en la segunda vuelta electoral, el equipo de Arauz dejó que lo vinculen con Lenin Moreno y se vuelva un ícono del continuismo.


Con Arauz lejos de Carondelet, el correísmo enfrenta el peor escenario posible. La desaparición simbólica de Rafael Correa, que ya no podrá volver al Ecuador para resucitar su movimiento.

También pueden leer: Por qué las 'Fake News' gustan a la gente ¿A qué juega el movimiento indígena?

697 vistas2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo