Los suicidios se suman al catastrófico 2020

Cuando la noche cae, al final de la tarde, las luces intermitentes de colores que redefinen las fachadas de algunos hogares advierten sobre la inevitable llegada de la época navideña y el Año Nuevo.


Para algunas familias, las más bendecidas, aquellos destellos representan la antesala de una celebración. Una atípica, por la pandemia del COVID-19, pero celebración a fin de cuentas por el trabajo y la salud que pudieron conservar con mucho, muchísimo sacrificio.


Para otras familias, no obstante; esas luces solo traen los dolorosos recuerdos de un año que quisieran desvanecer porque les arrebató de un solo zarpazo; y de muchas formas posibles; la vida.


Cada diciembre llega, de por sí, cargado de un peligroso cóctel de ansiedad, angustia y depresión que deja mellas en la salud mental y es exacerbado por un mercado que se afana en imponer la felicidad y la dicha junto a la imagen de una familia tradicional.


A escala mundial es un tiempo opaco, que se prolonga hasta inicios del siguiente año. Es cuando más suicidios e intentos de suicidios se registran, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud. Y todo apunta a que este año, que además es electoral en Ecuador, el problema se agudizará por los efectos de la pandemia.


Tomado de: https://www.youtube.com/watch?v=XeUjIh4HXt0


¿Qué harán los candidatos a la Presidencia, Vicepresidencia y a la Asamblea Nacional para mejorar la salud mental del país post COVID-19? ¿Cuántos de ellos están realmente dispuestos a priorizar planes y acciones para reducir la tasa de suicidios?


No es un tema menor. En Ecuador, desde que se inició el confinamiento, se han registrado 220 suicidios de acuerdo con el servicio ECU-911, 429 alertas de suicidios y aún se trata de un subregistro, pues no todos los casos se denuncian. Las familias se avergüenzan, se sienten culpables y prefieren ocultarlos bajo la alfombra, hasta que resulta demasiado tarde.


Apenas en octubre pasado, cuando el mes comenzaba, fuimos testigos de cómo una mujer intentó quitarse la vida en Quito a plena luz del día. El estremecedor video fue difundido a través de las redes sociales y levantó muchas alertas.


Ella, impotente, lloraba desesperada sobre un paso elevado; superada por las deudas acumuladas durante cinco meses. Pedía a gritos a sus salvadores que le permitieran saltar al asfalto. Estaba desbordada, rota y erróneamente convencida de que la angustia podría terminar acabando con su existencia.


Los invito a leer también: Distanciamiento político El 'chulco' en tiempos de COVID-19

55 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo