¿Títere o Contralor?

¿Por qué la designación del nuevo Contralor de Ecuador causa tanto alboroto? Los principales actores políticos temen que el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS) elija a alguien que no responda a sus intereses.


De ahí el afán de controlar el CPCCS e influir desde este organismo en el concurso para elegir a la nueva autoridad. Más aún si se considera el momento político-electoral que vive el país.


En febrero de 2023 se elegirán en las urnas a prefectos, alcaldes, representantes de las juntas parroquiales, entre otros. El o la Contralora tendrán el poder para inclinar la balanza en favor de unos u otros, tal como ocurrió en el pasado.


Para muestra un botón:


  • Diciembre de 2020. El CNE eliminó a Justicia Social del registro electoral por disposición de la Contraloría. Supuestamente no alcanzó las firmas necesarias para su inscripción y esto evitó que Álvaro Noboa pueda ser candidato a las presidenciales.

  • Mayo de 2019. El excontralor Pablo Celi puso contra la pared al CNE y al movimiento Alianza País con dos exámenes especiales por supuestas irregularidades en la asignación del fondo partidario.

  • Enero de 2013. La Contraloría hizo mutis frente a la denuncia del partido CREO por el uso indebido de recursos y medios del Estado para una campaña sucia. Entonces, se difundió en canales públicos el video La Feriatta, que fue una sátira en contra del presidenciable Guillermo Lasso.

  • Junio de 2012. El expresidente Rafael Correa lideró con recursos públicos, la campaña por el sí de la consulta popular. Pese a las denuncias presentadas, la Contraloría aseguró que no podía intervenir.



En este sentido, los últimos contralores han sido como árbitros de fútbol dirigiendo partidos arreglados. Ellos han decidido a quién mostrarle tarjeta roja para expulsarlo de la lid electoral, a quién amonestar para que corrija su comportamiento y cuándo ignorar una infracción evidente.

Hasta ahora todo indica que Carlos Riofrío se prorrogará en el cargo y estará al frente de la Contraloría durante las siguientes elecciones. Cabe recordar entonces a la flamante autoridad que el poder es efímero y que la suerte de sus antecesores -uno está preso y otro prófugo- podría ser suya si cede a la tentación de ser un títere más del poder. Puede leer más en: El todopoderoso Contralor Elecciones y crimen organizado


56 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo