top of page

Michimercio renace con una pesada sombra de injusticia laboral

Que un medio de comunicación nazca, se despierte -o renazca- siempre será motivo de júbilo social. Por la importancia que tiene para la información, para la libertad de expresión, por el ejercicio de los derechos, el registro de la memoria colectiva, por el fortalecimiento de la democracia y los límites que puede y debe establecer frente a los abusos del poder.

 

Siempre será causa para entusiasmarse. Más aún, si se trata de un medio que ha marcado la vida de un país durante más de un centenio, como es el caso de El Comercio del Ecuador, que este 15 de abril de 2024 vuelve en su versión digital.

 

Es imposible, no obstante, abstraerse de la pesada sombra que viene arrastrando por años. Decenas, sino cientos de trabajadores de la comunicación como periodistas, fotógrafos, diseñadores, correctores, personal administrativo, comerciales, publicistas, obreros de imprenta, entre otros, están desamparados.

 

Desde 2021 han tenido que recorrer un camino tormentoso con la esperanza de que se cumpla con sus liquidaciones, jubilaciones, sueldos impagos pendientes. Golpeando puertas en el Ministerio del Trabajo, en la Presidencia de la República, y en gremios periodísticos. Acudiendo a estudios jurídicos que pescan casos que pueden ser mediáticos (suculentos) y organizándose alrededor de sindicatos y gremios. Algunos ‘ex comercios’ incluso han fallecido esperando una respuesta que aún no llega.

 

En este día, que el Michimercio vuelve a las redes sociales para tratar de recuperar el corazón de las audiencias como resultado de un esfuerzo por tener nuevas formas de contar las noticias y las historias, es imposible abstraerse de la dura realidad que están enfrentando profesionales que dieron su vida por ese diario.

 

Ahí, en la sala de redacción, en las calles o en la imprenta, sin chistar por las frecuentes y extenuantes horas extendidas, el trabajo los fines de semana, en cada feriado, los jefes y jefas tóxicas. Sacrificando familias, matrimonios, amigos, vida, por su pasión y compromiso con el periodismo.



No es un tema menor, incluso en lo editorial. Cómo, con qué moral, el Michimercio podría abordar temas vinculados a la precarización laboral o la vulneración de los derechos de los trabajadores si puertas adentro representa precisamente lo que la prensa está llamada a combatir.


Cómo el Michimercio podría plantear temas periodísticos vinculados a la ética empresarial o pública si su propia empresa no demostró estos años -ni lo demuestra aún- que tiene las credenciales para hacerlo.

 

Las marcas y las instituciones quieren estar presentes en canales digitales que sumen a su posicionamiento. No en espacios donde cada vez que se haga un post, el timeline se llene de mensajes negativos irónicos y hasta escépticos de excolaboradores, familiares y personas que reclaman justicia laboral.

 

Corresponde augurarle éxito al Michimercio porque el país cada vez más necesita contar más con periodismo profesional, bien hecho, bien pensado. Hay grandes profesionales, con experiencia, sentido del deber y creatividad que han sido tomados en cuenta para conformar la redacción.

 

Pero de igual forma, no hay que cansarse de exigirle a los directivos y a esos empresarios -que no han escrito una nota en su vida y que solo piensan en utilidades- que tienen un titular de portada pendiente para arrancar esta nueva etapa: Michimercio cumplió sus obligaciones con excolaboradores.

433 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Komentarze


bottom of page